Sociedad Canadiense Venezolana de BC

Héctor Rivas: el venezolano que hace reír a Vancouver

Por Valentina Ruiz Leotaoud / Traducido por Genevieve Ayukawa

Sus consejos para la felicidad a la hora de reenfocar tu carrera:

  • Se maduro
  • Sea claro sobre su procedencia, tanto en términos de nacionalidad como de su formación profesional.
  • Acepta el cambio y los desafíos con un grano de sal
  • Presta atención a los pequeños detalles y encontrarás muchas cosas positivas (e incluso divertidas)
  • Ponte a prueba para probar algo nuevo, algo que te saque de tu zona de confort.
  • Enamórate de tu nuevo yo

“Soy comediante porque es mi mejor manera de comunicar mi amor a otros seres humanos”, dice Héctor Rivas, sonriendo de oreja a oreja.

Su buen humor es definitivamente contagioso y, dado que la risa es un lenguaje universal, incluso el lluvioso Vancouver se rió de su ingenio.

Actualmente está haciendo monólogos tanto individualmente como con el grupo Amusings. Llegar a donde está ahora no fue fácil, sin embargo, Héctor ha podido agregar un toque de sol incluso a los momentos más difíciles. “Un día estaba preocupado porque no tenía dinero para comprar ropa. Solo tenía dos pares de ropa interior. Las lavaba todos los días (sí, Luis…) ”, dice con picardía y continúa:“ Por casualidad, un día triste sin ropa interior, tuve un show de stand-up patrocinado por una empresa de ropa interior de New Westminster. Ese día fue increíble y gané tres nuevos pares de ropa interior. Ahora, cada vez que me pongo de pie, uso un par de ropa interior roja de ese día. Es como un recordatorio de que cuando haces lo que amas, Dios siempre está ahí ... para darte ropa interior ".

Dejando de lado las bromas, Héctor, como muchos inmigrantes, siente cierta fascinación por desafiarse a sí mismo. “Cuando estaba en Venezuela decidí entrenarme en el extranjero porque hacer stand-up en otro idioma parecía difícil e interesante. Crecí escuchando a Conde del Guácharo, Laureano Márquez, Emilio Lovera, George Harris, Led Varela, Bobby Comedia, César Muñoz, Ivan Aristeguieta… y quiero ser muy bueno en esto, quiero ver hasta dónde puedo llegar aquí porque lo más bonito de este arte es que no tienes límites ”, dice.

Más allá de ser un ferviente seguidor de los grandes cómicos del país, Héctor también tiene formación en el campo. Dio sus primeros pasos a los 18 años como payaso en un hospital como Dr. Yaso. Más temprano que tarde, pasó a aprender sobre improvisación con Akeké-Circo Teatro, donde permaneció durante unos cuatro años. Al mismo tiempo, experimentó con espectáculos individuales bajo la dirección de Ivan Aristeguieta quien, dice, lo inspiró a desarrollar actos en inglés.

Su talento y positividad lo llevaron pronto a escenarios notables como el del “Moulin Rouge” en Sabana Grande (Caracas) y el codiciado “Show de las Risas Azules” en el Aula Magna de la Universidad Central de Venezuela. “La comedia es un arte que tiene hermanoa mi vida amigos, crecimiento, rencor y mucha, mucha alegría. Lo mejor de todo es que me ha enseñado que la vida es espléndida y que, en la mayoría de los casos, todo gira en torno a la perspectiva. He tenido la suerte de descubrir lo que amo ”, dice”.

Esa pasión por subir al escenario para hacer felices a los demás se hace patente en los actos que realiza esta joven de 27 años. Caraqueño. Desvergonzadamente, Héctor se burla de sí mismo y de las situaciones más extrañas que ha tenido que afrontar como inmigrante. Al hacerlo, también aborda temas universales que provocan la reflexión en su audiencia.

Disfruta de uno de sus bocetos en el siguiente video.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=91&v=uSeHe845ON0

es_VEES